“Si te apasiona volar, te aconsejo esta academia”

Jihane Atiq descubrió a los 13 años un mundo del que nunca más querría separarse: la aviación. “Descubrí que quería ser TCP la primera vez que me subí a un avión: no le quitaba ojo de encima a las azafatas de vuelo, me llamaba la atención todo lo que hacían”, nos cuenta esta auxiliar de vuelo.

Terminando sus estudios en Bachillerato ya lo tenía claro. “Empecé a buscar información en Internet y me motivé cada vez más hacia este mundo: me di cuenta de que lo mío sería ser azafata de vuelo”, asegura Jihane.

En esta búsqueda de la mejor academia de tripulantes de cabina de pasajeros fue cuando Jihane encontró Dream Flyers. Tras haber conocido algunas otras escuelas, un factor fue clave para que Jihane se decantara por estudiar con nosotros: la sinceridad.

“Cuando hablé con Juan Sarrá, el responsable comercial del curso, noté mucha diferencia frente a otras academias. Lo que me contaba me parecía muy sincero y eso me tranquilizó. Me invitó a visitar las instalaciones y nunca noté la presión de alguien que intenta persuadirte al precio que sea. Lo que me terminó de convencer fue el hecho de que la escuela ofrecía la formación y me echaría una mano en mi búsqueda de empleo, pero en ningún momento me garantizaba un puesto de trabajo. Esa franqueza fue la que me empujó a estudiar aquí”, relata nuestra protagonista.

Jihane considera que nuestro profesorado mostró durante el curso de TCP “un nivel muy alto tanto académico como humano, a la hora de ayudarnos y mostrarse comprensivos con nosotros los alumnos. Son trabajadores en activo, te cuentan anécdotas de su trabajo y te transmiten un gran entusiasmo”, subraya la azafata de avión.

Sin duda, el simulador Convair Coronado es lo que Jihane recuerda con más admiración de su formación en Dream Flyers: “Fue increíble el momento en que de verdad te encuentras en un avión y pones en práctica todo lo aprendido con mucha seriedad y ayuda por parte de los profesores”.

Finalmente, nuestra entrevistada lanza un mensaje a todo aquel que se está planteando iniciar una carrera como TCP: “A quien esté entusiasmado y tenga claro dedicarse a esta profesión, le aconsejo esta academia. Hay que dedicarle muchas horas, hay que estudiar bastante para llegar al propósito y sobre todo prestar mucha atención en clase porque todo lo que dicen los profesores es muy útil. Toma el máximo de apuntes y repásalo varias veces, así te costará mucho menos realizar las pruebas de acceso a una compañía aérea”.

Y es que a Jihane Atiq parece haberle cambiado la vida desde que terminó su formación en nuestra academia de aviación: “El primer día en el avión de mi aerolínea me sentí como en casa, confirmé que se trataba de lo que quería hacer. Soy una persona tímida, pero cuando me subo a un avión me doy cuenta de que saco otra personalidad, me muestro muy atenta con el pasaje, fijándome en todos los detalles, intentando complacer a los pasajeros lo máximo que pueda. Si te gusta este trabajo, te sale de forma natural”.